La realidad virtual ha llegado para quedarse