Amazon, el gigante que comenzó hace dos décadas con el negocio de la venta de libros por Internet, abrió su primera librería física.

La empresa informó que la tienda en Seattle será una extensión física de su sitio web, y combinará las ventajas de comprar libros tradicionales y online. Los precios en el local serán los mismos que para las versiones electrónicas.

Amazon emitió un comunicado donde se anunciaba la apertura del lugar, pero no explicitó las razones de su curiosa decisión. Hasta el momento, la compañía tampoco respondió las consultas periodísticas. 

Amazon informó que la tienda en Seattle será una extensión física de su sitio web

Sí comentó que venderá libros seleccionados con base en las calificaciones de los clientes, ventas y otros factores. El martes, los clientes encontraron exhibiciones de libros con tarjetas que incluían calificaciones y reseñas.

La tienda está ubicada en un selecto centro comercial en el norte de Seattle, donde también hay locales de Apple y Microsoft.